.

Creando

El arte de trabajar los metales preciosos viene desde tiempos prehispánicos. Los artistas zapotecas se caracterizaron por la elegancia de sus creaciones, tal como atestigua la evidencia arqueológica.
Con la llegada de los españoles, la orfebrería no desapareció por completo. Los maestros del metal se valieron de nuevas técnicas y aleaciones para enriquecer su arte, de tal manera que encontramos muestras de la joyería zapoteca durante la época colonial.
Después de la Independencia de México, el Istmo de Tehuantepec se caracterizó por la elegancia de sus mujeres. Los viajeros que pasaban por nuestra región quedaban gratamente sorprendidos por los adornos de las matronas, quienes colgaban en sus cuellos pesados 'ahogadores' hechos de oro puro. 
En los últimos 100 años, con la bonanza económica, el arte de la orfebrería tuvo su auge, y los maestros pudieron innovar sus diseños para que cualquier persona lograra lucir sus prendas en una grandiosa 'Vela', que es como se denominan las festividades anuales en honor a un santo, a un lugar sagrado o a un oficio en el Istmo de Tehuantepec. 
Hoy les ofrecemos diseños personalizados para todos los gustos, trabajados en plata.